quinta-feira, 14 de agosto de 2014

ENCADENADOS

Como latidos
noto en tu boca febril
ecos de vuelta.

Quiero dibujar
colores en tu cuello
con mi aliento.

Marco caminos
con húmeda tintura
hasta tu pecho.

Pierdo la noción
del tiempo que asomado
paso en tu balcón.

Pido al cielo
que sea la noche larga
en tu vértice.

La luz me cubre
de fragante silencio,
lino mojado.

Ya sé mi vida
lo que duele la noche
en el despertar.

Ángel García Bernal
Postar um comentário